1

LATINOAMÉRICA UNIDA EN DEFENSA DE LA ANTÁRTICA Y BALLENAS

Sesenta y tres organizaciones civiles de América Latina, el Caribe e internacionales que realizan trabajo en la región solicitaron a sus gobiernos adoptar acciones diplomáticas frente a la próxima temporada de caza "científica" de ballenas de Japón en el Océano Austral.

25/10/11 Latinoamérica Unida en Defensa de la Antártica y Ballenas Frente a la Caza “Científica” de Japón25 de Octubre de 2011 - Sesenta y tres organizaciones de Latinoamérica, el Caribe e internacionales que trabajan en conservación marina regional se unieron para solicitar a sus gobiernos la adopción de medidas diplomáticas y de rechazo público a los recientes anuncios efectuados por el gobierno de Japón en relación acontinuacion_de_matanza_de_ballenas_sobre_reconstruccion_del_pais.html>
retomar a partir de diciembre próximo la denominada caza “científica” de ballenas en el Océano Austral, así como el endurecimiento de las medidas seguridad por parte de la flota ballenera que operará aguas Antárticas.

En carta entregada simultáneamente a representantes de 14 países del Grupo Buenos Aires, las organizaciones civiles denuncian el carácter comercial de la denominada caza “científica” de ballenas afirmando que “bajo el programa (de investigación letal en Antártica) JARPA II iniciado en 2006, la cuota anual de ballenas aumentó a casi la mitad de todas las ballenas cazadas al año bajo permisos especiales (de todas las naciones que han cazado bajo permisos especiales), alcanzando niveles similares a la cuota anual de caza comercial de minke_antartica.html> ballena minke antártica, antes de la implementación de la moratoria”.

“Además de constituir una fachada para encubrir operaciones balleneras de carácter comercial y violar la moratoria sobre la caza comercial, el programa de caza “científica” del Gobierno de Japón en la Antártica representa una creciente y preocupante amenaza para la gobernanza del Océano Austral, la seguridad de la vida humana en alta mar y la protección del delicado ecosistema marino antártico” agregan.

Al respecto las organizaciones alertan que “la desafiante posición del Gobierno de Japón, respecto a enviar una nave patrullera con el fin de proteger a la tripulación ballenera, amenaza gravemente los principios establecidos por el Tratado Antártico como una zona de paz y libre de armas
(…) situación que resulta aun más preocupante debido a la falta de transparencia sobre el tipo de embarcación, personal e instrumentos de defensa que serían utilizados”.

“En este complejo contexto creemos que la defensa de la paz de la zona antártica resulta crucial para asegurar la gobernanza del Océano Austral”, afirman.

Para Elsa Cabrera, directora ejecutiva del Centro de Conservación Cetacea de Chile “resulta inaceptable que el gobierno japonés convierta nuevamente las aguas del Santuario de Ballenas del Océano Austral en el escenario de la masacre de cientos de ballenas que se encuentran protegidas y que ahora busque convertir la antártica en una zona conflicto que podría amenazar gravemente el delicado ecosistema antártico y la seguridad de la vida humana”.

En relación a las operaciones de la flota ballenera, los 63 representantes de la sociedad civil latinoamericana y del Caribe aseveran que el delicado ecosistema antártico se ve amenazado por las operaciones balleneras y recordaron que “en agosto del presente año entraron en vigencia medidas que prohíben la operación de naves con combustible pesado en aguas antárticas, que es el tipo de combustible utilizado por la nave (japonesa) Nisshin Maru”. Al respecto, las organizaciones cuestionan que el anuncio del gobierno de Japón no entregue ninguna información sobre el tipo de combustible que será utilizado por esta embarcación durante la próxima temporada de caza “científica”.

En este contexto Juan Carlos Cárdenas, médico veterinario y director del Centro Ecocéanos señaló "La conservación de las poblaciones de ballenas y la mantención de la paz en aguas del Océano Austral, constituyen un tema de soberanía, gobernanza y cooperación internacional , lo que quedaría reflejados en el envío de una clara señal diplomática de rechazo a Japón por parte del GBA , en el ejercicio de los históricos intereses y responsabilidades que poseen los países ribereños latinoamericanos en el continente Antártico" .

Las organizaciones concluyen la carta afirmando que “como organizaciones de la sociedad civil comprometidas con la conservación del medio ambiente marino, la efectiva conservación de los cetáceos, la paz y la defensa de todas las formas de vida, vemos con profunda preocupación la reprochable conducta del Gobierno de Japón, el cual, tanto dentro como fuera del ámbito de la plenaria de la CBI sigue mostrando su nula disposición a mejorar el funcionamiento de éste importante organismo internacional. En consecuencia y conocedores de su vocación por la conservación y el respeto a las normas y convivencia internacional, solicitamos al Grupo Buenos Aires adoptar urgentemente acciones diplomáticas en rechazo a los recientes anuncios del gobierno japonés y enviar una clara y sólida señal pública de oposición a la matanza de ballenas y la posible militarización de la Antártica.

1

Zelanda condena la reanudación de la caza de ballenas de Japón

05-10-2011 / 3:30: h

Sídney (Australia), 5 oct (EFE).- Nueva Zelanda condenó hoy la decisión del Gobierno japonés de reanudar la caza de ballenas en aguas antárticas y advirtió de que esta medida dificulta "la continuidad del proceso diplomático" entre ambos países.

"La decisión de Japón desentona respecto a la opinión internacional. Es una muestra de falta de respeto a las preocupaciones expresadas por los pueblos de Australia y Nueva Zelanda que son aledaños al Océano Antártico", indicó el ministro neozelandés de Exteriores, Murray McCully, en un comunicado.

Japón anunció ayer que reanudará su "caza científica" de ballenas en el Antártico en el verano austral y que enviará un buque del Gobierno para proteger sus navíos de protestas ecologistas.

Tras el anuncio, Australia, país que interpuso una demanda contra Japón en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la caza de cetáceos, también expresó la víspera su "decepción" por la reanudación de esta actividad en las aguas antárticas.

La próxima batalla anual en las aguas antárticas entre balleneros y ecologistas a partir de diciembre próximo parece haber escalado con el anuncio de algunos activistas de estar dispuestos a dar su vida para defender a los cetáceos.

Sea Shepherd ha denominado su próxima campaña "Viento divino", que traducido en japonés significa "kamikaze", los pilotos suicidas de la Segunda Guerra Mundial.


Se calcula que Japón invertirá unos 27 millones de dólares (20 millones de euros) más en la seguridad de la flota ballenera este año.

Para el director de la ONG Sea Shepherd, Jeff Hansen, la millonaria inversión es una señal de que "se tratará el año más polémico" que tendría su organización en las aguas antárticas.

Ante una posible escalada de violencia, el ministro neozelandés pidió a todas las partes a "actuar responsablemente" durante la temporada de caza de ballenas y "evitar cualquier acción que ponga en peligro sus vidas y la de los otros".

Japón, Islandia y Noruega son los únicos países del mundo que se dedican a la caza de ballenas, una práctica que Tokio defiende como una tradición cultural milenaria que abandonó en 1986 a consecuencia de una moratoria y después retomó un año después con el supuesto objetivo de investigar el modo de vida y contenido de los estómagos de los mamíferos.

En febrero Japón suspendió temporalmente su caza anual de ballenas en aguas de la Antártida debido a los enfrentamientos con las organizaciones ecologistas. EFE

Fuente: 

1

Japón y ecologistas se preparan para una batalla en alta mar

Redacción
BBC Mundo
Miércoles, 5 de octubre de 2011


Las aguas de la Antártida podrían ser escenario de choques sin precedentes en los próximos meses. Y en el centro de la batalla se encuentran una vez más, las ballenas.
Japón anunció esta semana que reanudará la caza de cetáceos, según asegura, con fines científicos. El ministro de pesca del país asiático, Michihiko Kano, dijo además que buques escolta acompañarán a los navíos balleneros para protegerlos de protestas de grupos ecologistas.
La próxima batalla entre balleneros y grupos defensores de cetáceos tendrá lugar a partir de diciembre, en el verano austral.
La caza comercial de ballenas está prohibida desde hace 25 años, pero Japón captura cerca de mil cada año, según asegura, en el marco de un programa científico.
El gobierno japonés defiende su decisión afirmando que se trata de una tradición cultural milenaria y que el objetivo de la caza es investigar la vida y el contenido de los estómagos de los cetáceos.
Los críticos de la acción japonesa señalan que es simplemente una excusa para cubrir lo que en realidad es una caza comercial.
Algunos activistas señalaron que están dispuestos a "dar su vida para defender a las ballenas". La organización ecologista Sea Shepherd dijo que su próxima campaña en aguas antárticas se llamará "Viento divino", expresión que traducida al japonés significa "kamikaze", denominación de los pilotos suicidas de la Segunda Guerra Mundial.

Rechazo internacional

El anuncio de Japón fue condenado por Nueva Zelanda y Australia.

EXCEPCIONES A LA PROHIBICIÓN DE CAZA

  • Objeción - Un país puede formalmente objetar a la moratoria de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), declarándose exento. Ejemplo: Noruega
  • Fines científicos - Una nación puede emitir en forma unilateral permisos para investigación científica. Ejemplo: Japón
  • Subsistencia de pueblos indígenas - La CBI puede conceder permisos a grupos indígenas para alimento de subsistencia. Ejemplo: Pueblo Inupiat en Alaska
"La decisión de Japón es contraria a la opinión internacional. Es una muestra de falta de respeto a las preocupaciones expresadas por los pueblos de Australia y Nueva Zelanda que son aledaños al Océano Antártico", señaló el canciller neozelandés, Murray McCully, en un comunicado.
Australia, por su parte, ya ha interpuesto una demanda contra Japón en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la caza de cetáceos, y también expresó "decepción" por el anuncio nipón.
Kevin Rudd, ministro de Relaciones Exteriores de Australia, dijo que su país se mantiene "absolutamente opuesto a toda caza comercial, incluyendo la caza supuestamente científica de Japón".
Ante la posible escalada de violencia, el canciller neozelandés pidió a todas las partes que actuaran de forma responsable durante la temporada de caza de ballenas, evitando acciones que pongan en peligro sus vidas y las vidas de otras personas.

Enfrentamientos

Buque japonés No. 3 Yushin Maru se enfrenta a la embarcación Bob Barker de Sea Shepherd en febrero de 2010.
Buque japonés No. 3 Yushin Maru se enfrenta a la embarcación Bob Barker de Sea Shepherd (der) en febrero de 2010.
Japón, Islandia y Noruega son los únicos países del mundo que cazan ballenas.
Los buques japoneses parten cada año hacia la Antártida en el otoño del hemisferio norte, retornando en la primavera.
Pero el año pasado los navíos nipones suspendieron la caza dos meses antes de lo previsto debido a las confrontaciones con Sea Shepherd, cuyos activistas han llegado en los últimos años a encadenarse a buques balleneros, a lanzar ácido corrosivo o a llevar a cabo abordajes.
Se había especulado que Japón no reanudaría la caza de cetáceos este año, debido a problemas presupuestarios tras el terremoto y el tsunami del 11 de marzo.

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/10/111005_ballenas_batalla_am.shtml
Fuente: 

0

Japón continuará su polémica captura "científica" de ballenas este invierno


Tokio, 4 oct (EFE).- El ministro japonés de Agricultura y Pesca, Michihiko Kano, anunció hoy que Japón reanudará su "caza científica" de ballenas en el Antártico este invierno y que enviará un buque del Gobierno para proteger sus navíos de protestas ecologistas.


El pasado febrero, el país asiático suspendió dos meses antes de lo previsto la pesca de cetáceos en el Océano Antártico debido al acoso de la organización ecologista Sea Shepard, que en los últimos años ha llevado a cabo abordajes, lanzamiento de ácidos corrosivos o encadenamientos de sus activistas a los balleneros nipones.

"Pretendemos seguir haciendo valer la forma de pensar de nuestro país", explicó Kano en declaraciones recogidas por la agencia local Kyodo, en referencia a los países y grupos ecologistas que acusan a Japón de encubrir la caza comercial de cetáceos bajo la etiqueta de "captura con fines científicos".

Japón, Islandia y Noruega son los únicos países del mundo que siguen pescando ballenas, una práctica que Tokio defiende como una tradición cultural milenaria pese a que la abandonó en 1986 por la moratoria internacional y la retomó un año después bajo un programa de investigación.

Kano detalló que el barco que acompañará a las expediciones niponas es una patrullera de la Agencia Estatal de Pesca, al tiempo que indicó que Japón seguirá haciendo seguimientos de las poblaciones de ballenas con vistas a solicitar a la Comisión Ballenera Internacional la reanudación de la caza comercial.

Aunque la carne de ballena se puede encontrar en los restaurantes japoneses especializados, su consumo ha caído con fuerza en los últimos años hasta suponer en 2009 algo más de 4.200 toneladas, cuando en 1962 llegaba a las 230.000.

Sea Shepherd ha criticado la decisión del Ministerio y asegura que sus activistas arriesgarán sus vidas para detener la pesca de ballenas, informó la cadena pública NHK. EFEhttp://feeds.univision.com/feeds/article/2011-10-04/japon-continuara-su-polemica-captura?refPath=/noticias/ultimas-noticias/
Fuente: 

0

Se reanuda la lucha entre balleneros japoneses y Sea Shepherd

El gobierno japonés ha anunciado que su próxima campaña de caza de ballenas se iniciará en diciembre.

Japan's Asahi News ha confirmado que la flota ballenera japonesa volverá al Santuario Ballenero Austral, área del contintente antártico donde la Comisión Ballenera Internacional ha prohibido todo tipo de caza de ballenas con fines comerciales. Aún así, los cazadores de ballenas han anunciado su inicio de campaña para el próximo mes de diciembre. A su vez, Sea Shepherd Conservation Society, también se desplazará al lugar con el fin de evitar la masacre y proteger a estos cetáceos.

"La confirmación de Japón diciendo que reanudará su programa de caza de ballenas es un insulto a todas las naciones anti-caza de ballenas que tan generosamente han contribuido al alivio de las víctimas del tsunami y el terremoto", dijo el presidente de Sea Shepherd y fundador, el capitán Paul Watson. "Ellos han aceptado la ayuda exterior para ayudar a las víctimas de esa tragedia, y ahora están gastando sus fondos para perpetuar la masacre ilegal y obscena de las ballenas indefensas en el Santuario Ballenero Austral. Ahora parece que están simplemente obsesionados con matar a las ballenas, no por necesidad o con fines de lucro, sino porque creen que tienen el derecho de hacerlo y matar los ejemplares que quieran en un santuario de ballenas declarado internacionalmente, por el simple hecho de defender su honor". "Es una vergüenza y una bofetada en la cara a todos los que se ofrecieron para ayudar en sus momentos de necesidad".

El gobierno japonés ha afirmado que no tiene interés por ceder ante la presión de Sea Shepherd. Por ese motivo, el gobierno japonés ha destinado 27 millones de dólares australianos para mejorar la seguridad de la flota ballenera japonesa. Debiendo ya unos 200 millones de dólares, la flota ballenera sigue siendo una carga económica para el pueblo japonés.

"Tendrán que matarnos para impedir que intervenir una vez más," dijo el capitán Watson. "¿Están los japoneses dispuestos a tomar la vida humana en defensa de esta masacre horriblemente cruel e ilegal de especies protegidas y en peligro como son las ballenas? ¿Tenemos que morir para apaciguar el honor japonés? Si es así, mi respuesta al gobierno japonés es "hoka hey" (en Lakota significa 'es un buen día para morir'), y tomaré todos los riesgos necesarios, aún a costa de nuestra vida, para detener esta invasión de la codicia arrogante en lo que es un establecido santuario para las ballenas. "

Operation Divine Wind será la octava campaña de Sea Shepherd, para proteger las ballenas antárticas y frustrar los beneficios de la flota ballenera japonesa. Con cada campaña, Sea Shepherd se ha vuelto más fuerte y eficaz, salvando a más de 800 ballenas durante la operación del año pasado. Más de 100 voluntarios internacionales estará a bordo de los barcos de Sea Shepherd en esta operación para defender a las ballenas en un santuario de ballenas de ser masacradas bajo la falsa premisa de la "investigación científica".

"Si no los detenemos, ¿quién lo hará?", dijo Peter Hammarstedt de Suecia, primer oficial en el Bob Barker."Tenemos la intención de detenerlos y los detendremos- que es una promesa."


Fuente: http://www.bajoelagua.com/mundo-submarino/noticias/2011-10-03/balleneros-japoneses-volveran-caza-diciembre-0904.html

0

Un quinto de las especies de vertebrados del mundo está bajo amenaza de extinción

La evaluación más exhaustiva de los vertebrados del mundo (mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces) confirma que una de cada cinco especies está amenazada de extinción. Sin embargo, la situación sería peor si no fuera por las actuales labores de protección y conservación de la fauna.



En el estudio, coordinado por Simon Stuart, de la Comisión de Supervivencia de las Especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, y profesor invitado en la Universidad de Bath, se usaron datos de 25.000 especies de la Lista Roja de Especies Amenazadas, para investigar el estado de los vertebrados del mundo y cómo este estado ha cambiado con el tiempo.

En la investigación han trabajado 174 científicos de 115 instituciones y 38 naciones.

Los resultados del análisis de datos muestran que, como promedio, 50 especies de mamíferos, aves y anfibios se acercan más a la extinción cada año como consecuencia de los impactos de la expansión de la agricultura, la tala de árboles, la sobreexplotación y la invasión de especies no nativas.

Sin embargo, a pesar de que el estudio despierta el pesimismo al confirmar informes previos sobre pérdidas continuas en la biodiversidad, también aporta algo de optimismo al presentar pruebas claras del efecto beneficioso de las labores de protección y conservación de especies en todo el mundo. La biodiversidad se habría reducido bastante más (se barajan porcentajes de hasta un 20 por ciento más) si no se hubieran realizado acciones de conservación.

Al respecto de estos logros, cabe destacar el hecho, también resaltado en el informe presentado, de que 64 especies de mamíferos, aves y anfibios han visto mejorado su estatus como resultado de acciones de conservación exitosas. Entre esas especies, figuran tres que estaban extintas en el medio natural y que posteriormente ha sido posible reintroducir.

Las labores de conservación han resultado particularmente eficientes para combatir a las especies invasoras no nativas en islas.

Otro logro importante de los esfuerzos de protección y conservación de especies es la prohibición de la caza comercial de ballenas, una prohibición que ha permitido que la ballena jorobada salga de la categoría de Vulnerable y pase a una de riesgo menor.

Fuente: 

    1

    Obama insta a presionar para que Islandia abandone caza de ballenas

    En un informe al Congreso, el presidente estadounidense Barack Obama manifestó su acuerdo con las recomendaciones del secretario de Comercio e impartió directivas a las agencias federales pertinentes para que tomen acciones para alentar a Islandia a modificar su política de caza de ballenas.

    En julio, el entonces secretario de Comercio, Gary Locke, de acuerdo con los requisitos emanados de la Enmienda Pelly de la Ley de Protección de los Pescadores, emitió una certificación en la que declaraba que la política de Islandia de permitir que sus ciudadanos participen en la caza de ballenas y en la exportación de la carne de ballenas de aleta socavaba la efectividad del programa de conservación de la Comisión Ballenera Internacional (IWC). La IWC adoptó una moratoria comercial para la caza de ballenas en 1982.

    “Es inaceptable que Islandia ignore la moratoria global sobre la caza de ballenas impuesta por la Comisión Ballenera Internacional”, dijo Monica Medina, comisaria de Estados Unidos para la IWC. “Las acciones que toma del Gobierno de Obama están dirigidas a respaldar la conservación de las poblaciones de ballenas del mundo y a convencer a Islandia que abandone la matanza del cetáceo”, agregó.

    En 2004, el Ministerio de Comercio (DOC) certificó que Islandia debilitaba la efectividad de la IWC a través de su mortal actividad científica.

    En 2006, el Ministerio de Comercio mantuvo la certificación de Islandia por su caza comercial de ballenas. La nueva certificación que emitió este año el secretario Locke recomienda que el Presidente apele a los funcionarios y agencias estadounidenses para tomar una serie de medidas diplomáticas estrictas en respuesta a las actividades comerciales de caza de ballenas de Islandia. También sugiere la evaluación de otras respuestas para la actividad que realiza Islandia en ese mismo sentido y que están fuera del control de la IWC.

    Estados Unidos continúa respaldando la moratoria sobre la caza comercial de ballenas y considera que la IWC debería enfocarse en las cuestiones de conservación como una prioridad, dado que la amenaza a las ballenas aumentó desde que se estableció la Comisión en 1946.

    El Ministerio de Comercio comenzará a implementar las medidas presidenciales inmediatamente y continuará examinando otras opciones para responder a la caza de ballenas que realiza Islandia.

    La Enmienda Pelly requiere que el Presidente informe al Congreso en un plazo de 60 días cualquier acción que tome en respuesta a la certificación del secretario Locke emitida en julio.

    1

    Protestan contra caza

    WASHINGTON/AP
    NOTA PUBLICADA: 16/9/2011 

    Estados Unidos se manifestó en contra de la caza comercial de ballenas por parte de Islandia.

    El presidente Barack Obama envió ayer una notificación al Congreso apuntando que la caza islandesa de la rorcual común, o ballena de aleta, una especie en peligro de extinción, está dañando los esfuerzos internacionales de protección de la especie.

    La delegada estadounidense para la Comisión Internacional para Caza de Ballenas, Mónica Medina, calificó de inaceptable que Islandia haya ignorado la moratoria en la caza comercial de ballenas de la Comisión.

    http://www.am.com.mx/Nota.aspx?ID=500001
    Fuente: 

    0

    Un santuario para las ballenas

    La preservación de estas especies es una preocupación que nuestro país no debería soslayar

    La conservación de las ballenas, una especie en riesgo de extinción, es fundamental para mantener la biodiversidad del planeta. En el caso de las ballenas francas australes, su presencia puede apreciarse tanto en nuestras costas como en las de Uruguay y Brasil, y es objeto del llamado turismo "ecológico", que tan importante se está volviendo internacionalmente.


    Por ello, es de destacar la reunión organizada recientemente por la Comisión Ballenera Internacional (CBI), en la que los más destacados especialistas evaluaron el estado de las poblaciones de ballenas francas australes de todo el hemisferio Sur. Gracias a la comparación genética y de catálogos de fotoidentificación, se ratificó que se trata de un recurso compartido por las tres naciones mencionadas.

    El Instituto de Conservación de Ballenas, que realiza un programa de investigación en la península Valdés, a través de la continua fotoidentificación de individuos, ha constituido el catálogo más grande de ballenas francas en el Atlántico Sudoccidental. Esto ha permitido comparar las fotos de este catálogo con otras tomadas por investigadores de Uruguay y de Brasil. Las coincidencias encontradas, más comparaciones genéticas realizadas, brindan la certeza de que esta población de ballenas es un recurso compartido, y genera la necesidad de que estos tres países articulen acciones para asegurar la recuperación y conservación de la especie.

    Estos esfuerzos deben extenderse también al mar internacional, por donde pasan las ballenas en sus rutas migratorias. La Argentina y Brasil están trabajando conjuntamente en una propuesta para que la Comisión Ballenera Internacional (CBI) apruebe la creación de un Santuario de Ballenas en el océano Atlántico Sur, que permita dar protección a la ballena franca austral y también a una importante cantidad de otras especies de ballenas en todo su rango de distribución.

    La iniciativa no pudo tener una definición, ya que, lamentablemente, Japón y otras naciones aliadas obstaculizaron su votación al retirarse del recinto durante la 63a. reunión anual de la CBI (realizada en la isla de Jersey, Reino Unido, en junio pasado), por lo que la decisión ha quedado pendiente hasta la próxima reunión en Panamá, en 2012. Cuesta comprender que un país que ha recibido tanto apoyo internacional con motivo del tsunami sufrido bloquee iniciativas de otras naciones que tienen como objetivo brindar protección a especies y poblaciones de ballenas en aguas completamente alejadas de sus costas.

    Hoy, por lo menos 54 especies que representan más del 60 por ciento de la diversidad mundial de cetáceos habitan las aguas del santuario del Atlántico Sur propuesto. Este santuario ofrece un marco para la cooperación internacional en otros campos, la investigación científica no letal y el desarrollo responsable de la industria del turismo de observación de ballenas, que continúa beneficiando un número creciente de comunidades costeras.

    La adopción de la moratoria sobre la caza comercial en los años 80, lograda durante la presidencia de un argentino en la CBI, el embajador Eduardo Iglesias, permitió iniciar el proceso de recuperación de las poblaciones más afectadas por la cacería comercial a gran escala. Sin embargo, se sabe que se necesitarán varias décadas más para que éstas se aproximen a los niveles poblacionales iniciales antes de la ballenería.

    Ciertamente, la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur eliminaría de manera inmediata una de estas amenazas, como lo es la caza de ballenas de cualquier tipo. Habrá que esperar hasta la próxima reunión de la CBI, por lo que hasta ese momento la Argentina y Brasil tendrán el enorme desafío de conseguir el apoyo de Uruguay y Sudáfrica, ya que el santuario comprende las aguas del océano Atlántico desde el Ecuador hasta los 60° latitud sur, extendiéndose hacia el Oeste hasta las costas de la Argentina, Uruguay y Brasil, y hacia el Este hacia las costas de Sudáfrica. Uruguay, como país que tiene el privilegio de contar con la presencia en sus costas de ballenas, no puede quedar ajeno a la responsabilidad de participar en esta importante iniciativa de conservación.

    Para que este santuario sea una realidad es imperativo que estos esfuerzos sean respaldados desde los más altos niveles de gobierno. En momentos donde el estado del planeta impone un clima de preocupación, surge un mensaje alentador cuando se ven acciones concentradas a proteger especies y hábitats.

    Japón ya ha exterminado a miles de ballenas con el pretexto de su programa cínicamente denominado de "cacería científica", y asimismo estos gigantescos mamíferos han sido severamente impactados por las políticas implementadas por ese país (incluso hoy podrían estar afectadas por la radiación nuclear como consecuencia del desastre de Fukushima). Su política ballenera de ningún modo debería afectar los intereses de naciones como la Argentina y el resto de los países latinoamericanos que apuestan a la conservación y el uso no letal de las ballenas.

    Sería deseable que nuestro gobierno, a través de la Cancillería argentina, haga llegar su preocupación a la embajada de Japón, considerando la larga tradición de amistad que une a ambas naciones, así como a Uruguay y a Sudáfrica, de modo que se puedan realizar todos los esfuerzos conjuntos que sean necesarios a nivel internacional para lograr la máxima protección de la especie y para la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur

    0

    Venezolanos protestan contra caza de delfines en Japón

    Protestaron contra de la caza de estos animales en Japón y entregaron una carta a las autoridades del país asiático Reuters



    Caracas, Venezuela. Defensores de los derechos animales se reunieron a las afueras de la embajada de Japón en Venezuela, para protestar contra la caza indiscriminada de ballenas y delfines que comienza su temporada en el país asiático.

    Después de un retraso por el mal clima, la caza anual de delfines que comienza oficialmente el 1 de septiembre inició esta semana, ante esto la organización sin fines de lucro Earth Island Institute organizó la campaña "Salva a los delfines de Japón".

    Asimismo manifestantes venezolanos pertenecientes a la asociación AnimaNaturalisportaron pancartas con mensajes de protesta en contra de la caza de estos animales y entregaron una carta a las autoridades japonesas.

    El activista Roger Pacheco comentó que la acción lleva como finalidad principal aumentar la conciencia sobre el asesinato de dichas especies esperando que termine pronto.

    Taiji, en la costa del Pacífico en el suroeste de Japón, saltó a la infamia mundial después del lanzamiento del filme "The Cove", que incluyó entre sus imágenes eco-activistas quienes luchan con la policía y los pescadores para acceder a la apartada ciudad, donde la caza se lleva a cabo de manera violenta.



    0

    Islandia ignora sanciones impuestas por EEUU por caza de ballenas

    Grupos ambientalistas y proteccionistas revelaron esta semana que Islandia cazó y exportó en julio más de 133 toneladas de productos de ballena de aleta, una especie en peligro, a pesar de la amenaza de Estados Unidos de imponerle sanciones por violar los acuerdos de conservación que protegen ese recurso.


    Las 133 toneladas de carne de ballena -cuyo valor se estima en USD 1,2 millones- se exportaron a Japón en julio de 2011, aun cuando el Gobierno estadounidense le advirtió a Islandia que con su accionar desafiaba la veda global impuesta sobre la caza comercial de ballenas.

    “Hay un límite que Islandia acaba de cruzar”, dijo Allan Thornton, presidente de la Agencia de Investigación Ambiental. “La matanza de ballenas de aleta y la exportación ilegal de su carne que lleva a cabo Islandia alentará a que se difunda más la práctica. Sólo las sanciones que imponga Estados Unidos a las importaciones de pescado provenientes de la compañía islandesa vinculada con la caza de ballenas frenará este delito ambiental”, agregó.

    La compañía ballenera islandesa Hvalur cazó desde 2006 unas 280 ballenas de aleta –una especie amenazada y el segundo animal más grande del planeta- a pesar de la veda comercial que rige para la captura del cetáceo.

    El 19 de julio, el secretario del Ministerio de Comercio (DoC), Gary Locke, certificó que Islandia socavaba la efectividad de la Comisión Ballenera Internacional (IWC) al permitir la caza comercial y el comercio internacional de carne de ballena de aleta. El secretario de Comercio ya le había advertido al Ministerio de Agricultura y Pesca de Islandia, en noviembre de 2010, que según la ley estadounidense, se requería una respuesta ante la matanza comercial de ballenas por parte de Islandia.

    El presidente Obama tiene plazo hasta el 17 de septiembre para informar al Congreso su decisión sobre las medidas que se tomarán, que incluyen la posibilidad de sanciones sobre los productos islandeses exportados a Estados Unidos. Islandia exportó cerca de 1.400 toneladas de carne y grasa de ballena de aleta a Japón, por un valor que ronda los USD 18 millones, desde que comenzó la matanza de ballenas de aleta.

    Aparte de los envíos de carne y grasa de ballena a Japón, Islandia exporta productos de ballena, incluyendo aceite, a Noruega, Islas Faroe y Latvia, a pesar de que rige una veda internacional para esos productos de la gran especie de cetáceo impuesta por la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (Cites).

    “Esta exportación reciente demuestra la necesidad urgente de que el presidente Obama imponga inmediatamente medidas económicas, como sanciones comerciales, en contra de Islandia”, dijo Susan Millward, directora ejecutiva del Instituto de Bienestar Animal (AWI).


    Por su parte, Sue Fisher, directora de políticas de la Sociedad para la Conservación de Delfines y Ballenas, señaló: "Islandia no sólo viola los acuerdos internacionales de conservación, sino que además se establece cuotas de ballena de aleta que superan tres veces los niveles sustentables determinados por el Comité Científico de la IWC, la mayor autoridad científica mundial en ballenas. Una abrumadora mayoría de ciudadanos estadounidenses se opone a la caza comercial de ballenas y sólo aplicando sanciones económicas se podrá cumplir la promesa del presidente Obama de fortalecer la veda comercial sobre la caza de ballenas”.

    0

    SeaWorld Acusado de Violación Intencional de la Seguridad de sus Entrenadores

    Mientras que una de las mayores empresas dedicadas al cautiverio de cetáceos enfrenta cargos por la muerte de una entrenadora tras el ataque de la orca Tilikum en 2010, un informe científico revela que la mantención de estos cetáceos en cautividad pone en peligro la vida humana.

    Estados Unidos, 29 de septiembre 2011 - Un oficial del gobierno norteamericano afirmó el pasado 23 de septiembre que el parque marino SeaWorld en La Florida (EE.UU) arriesga la vida de sus entrenadores al obligarlos a interactuar con una orca macho llamada Tilikum. El oficial citó una parte de una charla introductoria que el acuario realiza a sus nuevos entrenadores donde se afirma que “si terminan en el agua con Tilikum, van a morir”. 

    Para el director de la Administración de Seguridad Laboral de Orlando “permitir el contacto entre las orcas y los empleados a pesar de las advertencias refleja una indiferencia preocupante”.Los testimonios fueron presentados durante los procedimientos legales contra lamuerte de la entrenadora de 40 años Dawn Brancheau ocurrida en Seaworld en 2010 durante una presentación con la orca Tilikum. 

    En esa oportunidad la orca tomó del pelo a la entrenadora y la introdujo en la piscina de concreto - donde se mantienen cautivos a estos animales - por unos 45 minutos antes que su cuerpo sin vida pudiera ser rescatado.Indiferencia de SeaWorldDentro de los cargos que se le imputan a SeaWorld se destaca la “violación intencional” al mostrar “indiferencia simple o intencional sobre la seguridad y salud del empleado”. La empresa dedicada a lucrar con el cautiverio de cetáceos podría tener que pagar hasta 75 mil dólares de multa. 

    Otra consecuencia que podría tener la acción legal sería la suspensión permanente del contacto físico entre los entrenadores y las orcas.Los demandantes afirman que los registros de SeaWorld muestran que la compañía estaba al tanto de numerosos casos de heridas e incidentes graves relacionados a orcas y entrenadores. Uno de los testigos contra SeaWorld, el especialista David Duffus, afirmó que una investigación realizada en 1991 por la muerte de Keltie Byrne, demostró que Tilikum – junto a otras dos orcas – ahogaron al joven de 20 años, quien accidentalmente habría caído en el tanque de concreto. 

    El hecho ocurrió en el acuario de Sealand (Columbia Británica) y al año siguiente Tilikum fue trasladado a SeaWorld en Orlando.Consultado en la Corte si los protocolos de seguridad de SeaWorld son suficiente, Duffus afirmó que “no bajo todas las condiciones, si el protocolo hubiese sido suficiente, no estaríamos en la Corte hoy”. A pesar de las muertes y evidencias sobre los peligros asociados a estos espectáculos, los representantes de SeaWorld afirmaron que las demandas legales presentadas tras la muerte de Brancheau “carecen de fundamentos”. 

    Sin embargo el cautiverio de estos mamíferos marinos cuenta con decenas de casos de ataques a personas, y desde su establecimiento en 1964 ha cobrado la vida de cuatro personas. Por el contrario, no existe ningún registro de personas muertas a causa de ataques orcas en libertad.Orcas en Cautiverio, Peligro para el Ser HumanoEn adición a los peligros para la seguridad de los entrenadores, un reciente estudio presentado por la organización norteamericanaHumane Societyrevela evidencias científicas contra el cautiverio de cetáceos. 

    La doctora Naomi Rose, autora del estudio, recordó que el debate sobre el bienestar animal de orcas cautivas lleva más de 30 años y afirmó que “las evidencias científicas demuestran que nada justifica mantener en cautiverio a este grande e inteligente depredador”.El informe titulado “Muerte y controversia: por qué las orcas no deberían estar en cautiverio”, contiene evidencias científicas que demuestras que no se adaptan al cautiverio.

    Entre las conclusiones se destaca que el peor hábitat para una orca es el cautiverio. Análisis de datos de los últimos 18 años revelan que la tasa de mortalidad es más alta en orcas cautivas que silvestres y que la situación ha empeorado en el tiempo.También afirma que la tasa de mortalidad de las crías es alta, la causa más común de muerte son las enfermedades infecciosas, el estrés crónico debilita el sistema inmunológico, sufren de mala salud dental, son más agresivas que las silvestres y las hembras presentan conductas anormales hacia sus crías con mayor frecuencia que las hembras silvestres.

    El informe concluye que la mantención de orcas en cautiverio pone el peligro la vida de las personas y que es necesario avanzar hacia su eliminación gradual.

    0

    Ballenas ¿están protegidas?

    Paloma Valencia Laserna

    Colombia acaba de unirse a la Comisión Internacional de Ballenas, IWC. La organización fundada en 1946 pues para finales de 1930 cerca de 50 mil ballenas eran asesinadas anualmente; y se preveía su extinción.

    La vinculación de nuestro país es resultado, seguramente, de que las visitas de las jorobadas al Pacifico. Hemos conocido su significación y se han convertido en un importante atractivo turístico. Sin la IWC no tendríamos estas visitas. En el siglo XX más de 200 mil jorobadas fueron cazadas y la población quedó en tan sólo el 10% de lo que era; desde 1966 está prohibida su caza.

    Pero no sólo las jorobadas son protegidas; en 1982 se decretó una pausa en la caza comercial de ballenas para prevenir su desaparición. La prohibición sigue vigente, pero existen países con arraigadas tradiciones culturales y alimenticias que quieren seguir cazando y consumiendo las ballenas y presionan cada vez más para que la cacería caza regulada sea permitida; entre ellos Japón, Islandia y Noruega. Las mayorías en la organización han impedido que la veta se levante; pero el escenario es cada vez más complejo.

    El Sunday Times de Londres reveló que Japón compra los votos de delegados de países pequeños –caribeños y africanos. En la reunión de julio de este año, la IWC impuso una norma según la cual los gobierno sólo podrán pagar aportes a la organización mediante transferencias que provengan de cuentas del propio gobierno; esto para evitar una práctica mediante la cual Japón pagaba en efectivo las deudas de esos países para garantizar que pudieran votar. Además Japón hoy en día mata unas 1.000 ballenas al año con un permiso de investigación científica que la misma IWC le otorgó. Para muchos se trata de un mecanismo de disuasión, pues la carne de los animales termina en los restaurantes japoneses –y eso que la carne no es apta para el consumo humano por sus altas concentraciones mercurio. Los investigadores orientales sostienen que una vez dado de baja el animal –con propósitos científicos- no vale la pena desperdiciar la carne; cuya venta ayuda a financiar las investigaciones.

    Islandia por su parte, simplemente rompió los límites; desde el 2006 ha matado casi 500 –tres veces más de lo permitido- y más de la mitad son de la amenazada especie de ballenas de aleta; las segundas más grandes del mundo: 80 toneladas cada una. Se trata de un negocio muy lucrativo; la empresa Hvalur que vende la carne al Japón tuvo ingresos por 17 millones de dólares en dos años. La Secretaria de Comercio estadounidense pidió sanciones comerciales para Islandia por desobedecer las restricciones de la IWC, el plazo para que se conozca la decisión de Obama está terminando.

    EE.UU. ha sido firme en sancionar el cumplimiento de los pactos; la veda de 1982 fue aceptada por Japón y Perú gracias a las presiones norteamericanas. Pero la situación de los aborígenes esquimales de Alaska puede estar cambiando la postura de los gringos. La IWC fue respeta consumos aborígenes de subsistencia y los esquimales tienen una cuota para cazar ballenas. Esas poblaciones no tienen otras fuentes de alimentación, por lo que la cuota se considera insuficiente para su subsistencia. Aunque EE.UU . pidió el aumento, la IWC lo negó. Así las cosas, los balances de la ecuación siguen sin definirse.


    Fuente: http://www.diariodelhuila.com/noticia/18829

    0

    Islandia ignora sanciones impuestas por EEUU por caza de ballenas


    Grupos ambientalistas y proteccionistas revelaron esta semana que Islandia cazó y exportó en julio más de 133 toneladas de productos de ballena de aleta, una especie en peligro, a pesar de la amenaza de Estados Unidos de imponerle sanciones por violar los acuerdos de conservación que protegen ese recurso.

    Las 133 toneladas de carne de ballena -cuyo valor se estima en USD 1,2 millones- se exportaron a Japón en julio de 2011, aun cuando el Gobierno estadounidense le advirtió a Islandia que con su accionar desafiaba la veda global impuesta sobre la caza comercial de ballenas.

    “Hay un límite que Islandia acaba de cruzar”, dijo Allan Thornton, presidente de la Agencia de Investigación Ambiental. “La matanza de ballenas de aleta y la exportación ilegal de su carne que lleva a cabo Islandia alentará a que se difunda más la práctica. Sólo las sanciones que imponga Estados Unidos a las importaciones de pescado provenientes de la compañía islandesa vinculada con la caza de ballenas frenará este delito ambiental”, agregó.

    La compañía ballenera islandesa Hvalur cazó desde 2006 unas 280 ballenas de aleta –una especie amenazada y el segundo animal más grande del planeta- a pesar de la veda comercial que rige para la captura del cetáceo.

    El 19 de julio, el secretario del Ministerio de Comercio (DoC), Gary Locke, certificó que Islandia socavaba la efectividad de la Comisión Ballenera Internacional (IWC) al permitir la caza comercial y el comercio internacional de carne de ballena de aleta. El secretario de Comercio ya le había advertido al Ministerio de Agricultura y Pesca de Islandia, en noviembre de 2010, que según la ley estadounidense, se requería una respuesta ante la matanza comercial de ballenas por parte de Islandia.



    El presidente Obama tiene plazo hasta el 17 de septiembre para informar al Congreso su decisión sobre las medidas que se tomarán, que incluyen la posibilidad de sanciones sobre los productos islandeses exportados a Estados Unidos. Islandia exportó cerca de 1.400 toneladas de carne y grasa de ballena de aleta a Japón, por un valor que ronda los USD 18 millones, desde que comenzó la matanza de ballenas de aleta.

    Aparte de los envíos de carne y grasa de ballena a Japón, Islandia exporta productos de ballena, incluyendo aceite, a Noruega, Islas Faroe y Latvia, a pesar de que rige una veda internacional para esos productos de la gran especie de cetáceo impuesta por la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (Cites).

    “Esta exportación reciente demuestra la necesidad urgente de que el presidente Obama imponga inmediatamente medidas económicas, como sanciones comerciales, en contra de Islandia”, dijo Susan Millward, directora ejecutiva del Instituto de Bienestar Animal (AWI).

    Por su parte, Sue Fisher, directora de políticas de la Sociedad para la Conservación de Delfines y Ballenas, señaló: "Islandia no sólo viola los acuerdos internacionales de conservación, sino que además se establece cuotas de ballena de aleta que superan tres veces los niveles sustentables determinados por el Comité Científico de la IWC, la mayor autoridad científica mundial en ballenas. Una abrumadora mayoría de ciudadanos estadounidenses se opone a la caza comercial de ballenas y sólo aplicando sanciones económicas se podrá cumplir la promesa del presidente Obama de fortalecer la veda comercial sobre la caza de ballenas”.

    www.fis.com

    0

    Islandia responde a Estados Unidos por caza de Ballenas

    Después que el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, decidiera el jueves pasado no aplicar sanciones comerciales a Islandia por la matanza de ballenas de aleta, el gobierno islandés afirmó que no existe justificación legal o científica que detenga las operaciones balleneras.


    20 de Septiembre de 2011 – El ministro de pesca y agricultura islandés, Jón Bjarnason, afirmó recientemente que no existen justificaciones científicas ni legales para que Estados Unidos tome acciones contra la caza de ballenas que realiza la nación nórdica.

    En Julio pasado, el secretario de comercio de los EEUU, Gary Locke, certificó a Islandia bajo la enmienda Pelly y recomendó a Obama aplicar sanciones comerciales y diplomáticas debido a que las operaciones balleneras de ese país socavan los acuerdos internacionales relacionados a la conservación y comercialización de las poblaciones de ballenas.

    El pasado jueves Obama anunció que adoptaría algunas medidas como mantener el tema bajo revisión y coordinar reuniones entre funcionarios norteamericanos e islandeses, pero desestimó la aplicación de sanciones comerciales a las empresas relacionadas a la matanza y exportación de ballenas de aleta, la segunda especie de mayor tamaño tras la ballena azul y que se encuentra clasificada En Peligro por la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

    De acuerdo a Bjarnason, las operaciones balleneras islandesas son legales y las exportaciones se realizan de acuerdo a sus obligaciones internacionales. El ministro de pesca agregó que “no existe ninguna duda que la caza de ballenas minke y de aleta es sustentable y basada en la mejor información científica disponible, por lo que no existe ningún asidero legal o científico para certificar a Islandia bajo la enmienda Pelly ni adoptar acciones diplomáticas”.

    Desde 1986 la moratoria sobre la caza comercial de ballenas adoptada por la Comisión Ballenera Internacional (CBI) prohíbe cualquier extracción de estos mamíferos marinos a nivel global. Por su parte, el comercio internacional de productos de ballenas también se encuentra prohibido por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazas (CITES). Sin embargo, Islandia y Noruega mantienen objeciones a estas medidas y realizan ambas actividades a pesar del rechazo de la comunidad internacional.

    2012 y Cuotas de Caza Aborigen

    Evidenciando que la próxima reunión anual de la CBI será compleja para los EEUU, Bjarnason criticó a las autoridades norteamericanas porque “no son consistentes cuando critican a Islandia por la matanza de ballenas de aleta y luego solicitan nuestro apoyo y el de otros miembros de la CBI para renovar las cuotas de caza aborigen para las comunidades de Alaska”.

    Las cuotas de caza aborigen, otorgadas a comunidades Alaska, la Federación Rusa, Dinamarca y San Vicente & Granadinas, se renuevan cada cinco años y requieren del 75% del apoyo de los miembros de la CBI. Desde hace una década, las naciones balleneras han utilizado estas cuotas para ejercer presión sobre los EEUU y fortalecer su agenda ballenera al interior de la CBI. Como resultado, la nación norteamericana ha debilitado sistemáticamente su política de conservación de ballenas y actualmente su falta de liderazgo constituye una de las principales amenazas para la conservación de las ballenas a nivel mundial.

    Ejemplo de esta presión es la directa alusión de Bjarnason a las cuotas de caza aborigen en el comunicado emitido la semana pasada, donde afirma que “la información científica demuestra que la caza de ballenas de aleta no es menos sustentable que la matanza de ballenas de Groenlandia realizada por las comunidades de Alaska”.

    Elsa Cabrera, directora ejecutiva del Centro de Conservación Cetacea (CCC Chile) afirmó que “resulta evidente que la falta de acción de los EEUU contra la caza comercial y exportación de ballenas se debe al temor de no contar con el apoyo de las naciones balleneras para renovar la cuotas de caza aborigen de Alaska el próximo año”. Cabrera agregó que el comunicado emitido por el ministerio de pesca y agricultura islandés es claro en este sentido. La comunicación oficial advierte al final de la nota que “es necesario notar que la cuota de caza aborigen de los EEUU estará sujeta a la aprobación de la CBI durante su asamblea anual en 2012 en Panamá”.


    0

    Ballenas ¿Cómo Evolucionó la Boca Más Grande del Planeta?

    Una reciente publicación de la revista científica Biology Letters da cuenta del descubrimiento sobre el eslabón que faltaba para entender la evolución de las gigantescas bocas - filtradoras de alimento - de los rorcules como la ballena azul.



    Septiembre de 2011 - El paleontólogo australiano Erich Fitzgerald del Museo Victoria en Melbuerne, presentó recientemente sus descubrimientos sobre la evolución de las gigantescas bocas de las ballenas.

    A diferencia de los cetáceos dentados u odontocetos – como los delfines ycachalotes – las ballenas no tienen dientes. Conocidos también como misticetos, estas especies han evolucionado para alimentarse de pequeños organismos marinos como kril y copépodos, entre otros, que filtran utilizando las barbas. Las barbas son láminas de keratina (similar a las uñas humanas) que se encuentran en el maxilar de las ballenas y en su cara interna presentan delgadas fibras que actuan como filtro para separar el agua del alimento.

    Una característica clave de este sistema de alimentación es la boca cavernosa compuesta por un gran máxilar y una mandíbula tan elástica que le permite a las ballenas acumular más de su propio peso en agua de una solo trago. Fitzgerald agrega que “las ballenas modernas tienen mandíbulas extremadamente móviles que son francamente sorprendentes porque ninguna otra especie animal presenta esta clase de especialización.”

    Hasta ahora se creía que la elástica mandíbula de las ballenas era una característica de todas los misticetos, incluso fósiles. Durante siglos los cientificos se han preguntado cómo las ancestrales ballenas evolucionaron de especies dentadas - que cazaban a sus presas de manera similar a como hoy lo hacen las orcas – a especies con barbas especializadas en filtrar el alimento.

    Hoy Fitzgerald afirma que ha encontrado el eslabón que faltaba en este proceso evolutivo, al descubrir la primera evidencia fósil de un rorcual con dientes y sin mandíbula inferior elástica. La mandíbula pertenece a una pequeña ballena de unos 25 millones de años llamada Janjucetus hunderi, de unos 3 metros de largo. De acuerdo a Fitzgerald, “esta es la evidencia más clara que las antiguas ballenas podrían no haber filtrado la comida”.

    Tras varios años de investigacion, Fitzgerald llegó a la conclusión que las dos partes del mandibular del Janjucetus hunderi estaban fusionadas y eran incapaces de separarse para filtrar el alimento. También evidenció que tenían un maxilar más plano y con menos volumen para capturar agua que las actuales ballenas.

    La pista evolutiva la encontró en especies modernas de delfines que no cuentan con mandíbulas elásticas y se alimentan succionando peces y calamares. Fitzgerald argumenta que “la enorme boca de las ballenas podría haber evolucionado para mejorar la capacidad de succión”. Para el investigador australiano, evolutivamente es más probable que las ballenas pasaran de cazadoras dentadas a succionadoras de presas más pequeñas y finalmente a filtradoras, que directamente de especies cazadoras a filtradoras.

    Fuente: ABC Science